jueves, 2 de octubre de 2008

Aerosteon Riocoloradensis




Hacemos una pausa de nuestro viaje por los sistemas extrasolares y dirigimos la atención de nuevo hacia el pasado muy pasado, concretamente al Santoniense (Cretácico superior) , hace unos 85 millones de años, para encontrarnos con un nuevo dinosaurio terópodo emparentado con los un poco más antiguos Allosaurus (y perteneciente por tanto a la superfamilia Allosauroidea) denominado Aerosteon Riocoloradensis (cuyo nombre significa "huesos aéreos del río Colorado").

Lo de "huesos aéreos" viene porque en los huesos de dicho animal se han encontrado cavidades muy parecidas a las cavidades de los huesos de las aves modernas, las cuales utilizan dichas cavidades para conducir el aire impulsado por una serie de "bolsas de aire".

Se puede consultar el enlace de la noticia aquí.

Pero para quien no le guste el inglés (a mi tampoco me gusta), haré una traducción de las mías:

"Abstract:
Las aves modernas poseen un único y heterogéneo sistema pulmonar consistente por un par de pulmones rígidos y anclados dorsalmente y una serie de "bolsas de aire" que operan a modo de "fuelle", conduciendo el aire inspirado por los pulmones. Las evidencias procedentes del registro fósil sobre el origen y la evolución de este sistema son extremadamente limitadas porque los pulmones raramente se fosilizan, y también porque los ya mencionados sacos o bolsas de aire raramente "pneumatizan" (inundan de aire) los huesos del esqueleto y no dejan rastro de su presencia.

Metodología/Principales hallazgos: Describimos aquí un nuevo dinosaurio depredador del Cretácico Superior de las rocas Argentinas, Aerosteon riocoloradensis, el cual exhibe una extrema "pneumatización" de los huesos del esqueleto, incluyendo cavidades en la fúrcula y el íleon (huesos de la cintura escapular y pélvica respectivamente). En las aves modernas, estos dos huesos esta "pneumatizados" por los sacos de aire clavicular y abdominal que están involucrados en la ventilación pulmonar. También describimos algunos huesos "pneumatizados" procedentes de la gastralia (costillas estomacales), las cuales sugieren la presencia sacos de aire en el tórax.

Conclusiones/Significado: Presentamos un modelo de 4 fases de la evolución de los sacos de aire y de la ventilación pulmonar basada en el registro fósil conocido de dinosaurios terópodos y su correlación osteológica con las aves vivientes.

Fase 1: Desarrollo de bolsas de aire cervicales en terópodos basales no posterior al Triásico superior.
Fase 2: Diferenciacion de los sacos de aire para la ventilación típica aviana, incluyendo las divisiones craneales (saco de aire clavicular) y caudales (saco de aire abdominal), en los terópodos basales durante el Jurásico. Un tracto respiratorio heterogéneo con sacos de aire sugieren la presencia de pulmones rígidos anclados dorsalmente con ventilación por flujo.
Fase 3: Evolución de una primitiva bomba costosternal en terópodos manirraptoriformes antes del fín del período Jurásico.
Fase 4: Evolución de una desarrollada bomba costosternal en los manirraptoriformes antes del fín del período Jurásico.

Además, se concluye:

1. La llegada de la ventilación pulmonar unidireccional aviana no se puede establecer con exactitud ya que la evidencia osteológica aún tiene que ser identificada con una ventilación uni o bidireccional.

2. El origen y la evolución de los sacos de aire avianos pudo haber estado conducida por uno o más de los siguientes factores: ventilación pulmonar por flujo de aire, equilibrio locomotor, y/o regulación térmica.
"


Bueno, para esclarecer un poco el tema del funcionamiento del sistema respiratorio aviano aquí pongo una imagen:



En la siguiente imagen podemos ver la estructura de un hueso de ave, con cavidades que se pueden inundar de aire empujado por los "air sac's":



6 comentarios:

Anónimo dijo...

Oye, muy bueno el blog, todo muy bien explicado, sigue así y felicidades.

Juanma dijo...

Gracias, muy amable.

Saludos.

Sophia dijo...

¡Si es que Juanma es el mejor!

Juanma dijo...

¡Mira quién habla!

joakin dijo...

La verdad es que tiene toda la pinta de ser así. Los sacos aéreos en las aves son utilizados no sólo como fuelles (magnífico símil) sino también para aumentar la longitud del circuito y así poder también aumentar la capacidad de absorción de oxígeno y "suelta" de CO2. En cuerpos activos y de grandes dimensiones puede ser de gran utilidad.

Juanma dijo...

Muchas gracias por dejar tu cometario Joakin.

Yo creo además que a este hallazgo debería dedicársele mucha atención, ya que implicaría reestimar los pesos calculados de muchos dinosaurios, como por ejemplo, el tan famoso T. Rex, al que le estiman una masa de entre 5 y 7 toneladas, o los pesos de muchos saurópodos (también se han encontrado huesos "pneumatizados" en las caderas de los saurópodos, lo que parece indicar la presencia del saco de aire abdominal).

Saludos cordiales.