miércoles, 29 de octubre de 2008

Exoplanetas IV 55 Cancri



Seguimos con nuestro recorrido por los sistemas planetarios de nuestra vecindad y nos situamos en el primer sistema binario con planetas, situado a unos 40 años-luz de nuestro planeta en la constelación de Cáncer: 55 Cancri (55Cnc).
Los componentes estelares de un sistema tienen una denominación similar a la de los planetas, es decir el primer componente estelar del sistema sería 55 Cancri A, pero en el caso de tratarse de estrellas se utilizan letras mayúsculas. De este modo para denominar a la segunda estrella del sistema binario se usaría 55 Cancri B, mientras que para denominar al primer planeta encontrado en el sistema se utilizaría 55 Cancri b.
55 Cancri A es una estrella clavadita a nuestro sol, de clase G con una temperatura superficial muy similar (unos 5000 K) y magnitud absoluta 5,95 (sería por tanto de clase G8V, casi igual que el Sol, G2V) y una masa de 1,03 veces la masa solar.
La segunda estrella del sistema, 55 Cancri B es bastante diferente. Se trata de una enana roja de clase espectral M4V que gira en torno a la estrella principal a una distancia de alrededor de 1065 UA (1065 veces la distancia que separa la Tierra del Sol, unos 160 mil millones de Km (unas 148 horas-luz)) con un período de traslación que dura decenas de miles de años.
55Cancri A tiene 5 planetas orbitando a su alrededor en órbitas mucho más próximas que la de su compañera estelar.

55 Cancri e

(representación artística de 55 Cancri e)

Es el planeta más cercano a 55 Cancri A, a una distancia de apenas 6 millones de km. Hasta ahora, los planetas que hemos visto que estaban tan cerca de la estrella principal orbitaban estrellas enanas rojas mucho más frías y mucho menos luminosas que nuestro Sol. Para hacernos una idea, y dado que 55 Cancri A es gemela a nuestro Sol, imaginemos que cogemos a Mercurio (situado a 58 millones de km del Sol) y lo aproximamos casi 10 veces más cerca a la estrella. Tiene una masa de unas 18 veces la masa terrestre y completa una vuelta cada 3 días (Mercurio tarda unos 88 días). En principio podría tener ciertas semejanzas con nuestro vecino Neptuno, pero dada su proximidad con la estrella es muy posible que haya perdido gran parte de su atmósfera.

55 Cancri b
Un poco más lejos que 55 Cnc e nos encontramos con un gigante del tipo Júpiter caliente, con una masa de 0,86 veces la masa de nuestro enorme vecino y completando una vuelta alrededor de la estrella cada 14,6 días (a una distancia de apenas 17 millones de km de la estrella). Nuevamente aparece el patrón de planetas gigantes orbitando muy cerca de la estrella central (obviamente, el método de detección por variaciones de la velocidad radial de la estrella, implica que la mayoría de los sistemas descubiertos con este método tengan esta configuración)

55 Cancri c
Aún a menor distancia de la que se encontraría Mercurio de nuestro Sol, encontramos otro planeta de gran tamaño (0,21 veces la masa de Júpiter, o sea, 66 veces la masa terrestre), girando en torno a la estrella central a una distancia de 0,24 UA (unos 36 millones de km) y completando la órbita en unos 44 días.

55 Cancri f


Es el cuarto planeta en orden de proximidad a la estrella. Se trata de un planeta de, como mínimo, unas 50 veces la masa terrestre, situado a una distancia de 0,78 UA (unos 117 millones de km). Con esta distancia y dependiendo de su composición atmosférica, este planeta podría ser similar a nuestro vecino Venus. Aunque también es muy posible que carezca de superficie sólida. Su órbita se encuentra dentro de la zona de habitabilidad que posee toda estrella en la que es posible que los planetas tenga agua en estado líquido.

55 Cancri d
5º y último planeta de este sistema, aunque por ello, no menos importante. Es muy probable que se trate de un gigante de gas, pero no del tipo Júpiter caliente, pues este se encuentra muy alejado de la estrella, más o menos a la misma distancia que Júpiter circunda a nuestro Sol (5,9 UA), aunque puede ser bastante mayor, ya que cuenta con una masa total de unas 4 veces la masa de Júpiter. Tarda unos 5360 días en completar una órbita.


Conclusiones
Pese a que la estrella central 55 Cancri A es casi gemela a nuestro Sol, su sistema planetario es bien diferente, lo que parece indicar que no hay un patrón concreto en la configuración de planetas en estrellas del tipo G de la secuencia principal, lo cual, a su vez, podría ser un indicador de que sistemas solares como el nuestro no son nada típicos y que hay una gran disparidad de configuraciones.
Tiene planetas gigantes girando en órbitas muy cerradas y próximas a la estrella (algo que parecía ser típico en estrellas enanas rojas de clase M), los cuales podrían girar mostrando únicamente una cara a la estrella.
Es posible que tenga más planetas girando en órbitas más alejadas.

2 comentarios:

joakin dijo...

Resulta curioso observar cómo a medida que se van descubriendo nuevos sistemas planetarios se aprecia la gran diversidad de posibilidades que se pueden dar para configurar no sólo el propio sistema, sino también los propios planetas. En nuestro caso nos parecía lógico pensar que los planetas gasesos siempre se formarían relativamente lejos de la estrella mientras que los rocosos cerca de ésta ( por aquello de las masas y las fuerzas centrífugas). Sin embargo, en este sistema parece darse una configuración distinta. Ya nos comentas que el método de detección sólo es sensible, por ahora, para planetas gaseosos grandes que afecten al movimiento de la estrella. Pero me resulta tremendamente curioso y hermoso al mismo tiempo que puedan darse "cosas" muy distintas a las que estamos habitualmente a contemplar. No sé si podrá existir un planeta enteramente líquido, o sólo de hielo, o entermente magmático, o un planeta errante con una órbita variable, etc, etc. Lo que quiero decir con ésto es que, a medida que se amplía el conocimiento del universo, se amplía también la consciencia de la enorme varibilidad que existe o pueda existir y la infinidad de combinaciones que pueden darse. En fin, manitou, sigue con el espíritu que aunque no lo parezca sigo pendiente de lo que se cuece en tu olla. ¿O qué te has creído?, ¿que a mí no me gusta la cocina?. Jejeje.

Juanma dijo...

Pues sí. Hay mucha variabilidad. Si acaso se puede ver algún tipo de regla o patrón, por lo menos hasta donde yo he podido comentar en este blog, es en la presencia de planetas gigantes muy próximos a su estrella en sistemas con estrellas de clase M, es decir, estrellas enanas rojas y frías que nada tienen que ver con nuestro sol. En sistemas solares con estrellas de clase G parecidas a nuestro sol, no parece, hasta el momento, que haya un patrón específico. Incluso podría parecer que nuestro sistema es raro, porque hay alguna teoría de que nuestros planetas Urano y Neptuno podrían haberse trasladado desde orbitas interiores del sistema solar a sus posiciones actuales mucho más alejadas.
También se da el caso de que hay muchos planetas gaseosos calientes, del tipo Júpiter caliente o Neptuno caliente, cuya formación no está muy clara y de los que no tenemos ningún representante en nuestro sistema solar.
Por último cabe destacar también la siempre sorprendente luna de Saturno, Titán con sus mares de hidrocarburos, que creo, abren una perspectiva enorme y muy desconocida y que puede que sea mucho más abundante ahí fuera de lo que pueda parecer.

En fin, que cuanto más conocemos y observamos más incógnitas aparecen, de lo cual me alegro.

Saludos manitu, espero verte por aquí a menudo.